Follow by Email

jueves, 10 de enero de 2013

Objetivo I. Faro y muelle, Isla Paulino, Buenos Aires, Argentina

La caminata por el interior de la isla resultó una buena aventura, sobre todo si tomas el camino equivocado que te introduce primero en un bosque y luego te lleva por superficies embarradas y pantanosas, cierto que son pocos cientos de metros pero en algún momento vale la abstracción para pensar que uno incursiona por territorio del Khamer Rouge. El premio te lo entrega una playa enorme con ese río infinito que se abre delante de tus ojos, y ahí uno bendice el error ya que para llegar hasta el faro hay que caminar otros cientos de metros por esa arena amarronada y fresca que rápidamente te hace olvidar que anduviste entre caníbales.
En el borde de la isla se ubican algunos servicios, unas cabañas, un par de almacenes, el faro y el largo muelle de pescadores de 1200m que termina en ese impresionante mar de palos que pareciera traspasar ese horizonte en donde viven los barcos de acero y papel.

4 comentarios:

  1. Estos lugares que vos encontrás no dejan de sorprenderme! Je! A veces, cuando en mi casa decimos "qué hacemos este finde?", lo confieso, vengo a husmear en tu blog! Deben ser tus fotos inspiradoras, probablemente! Saludos, Rodo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las palabras, me ayudan a superarme en la búsqueda de sitios desconocidos que tienen algún tipo de valor, desgraciadamente la lista de espera es larga, los tiempos son escasos y los años por delante también.
    Abrazo grandote y buena semana para vos y los afectos.

    ResponderEliminar
  3. http://demuchoscolores.blogspot.com.es/2013/04/isla-paulino-cuidenla.html
    Isla Paulino es una maravilla...

    pese a que la estén destruyendo con la terminal de contenedores.
    es el enlace a un mural que pintamos en Berisso, para gritar por su protección.

    ResponderEliminar
  4. Vi tu obra en el blog, transmite mucho de ese dolor y esa bronca que sentimos quienes no compartimos el avance de la cultura sobre los espacios naturales, la terminal de contenedores y sus futuros visitantes le causarán al conjunto un impacto desvastador, aunque posiblemente generará divisas para ciertos sectores ligados al emprendimiento, esas excusas han terminado con media cordillera gracias a las explotaciones mineras, con el delta, la costa del río Paraná, playas en Patagonia, bosques entre Bariloche y Esquel y la lista sería de nunca acabar.
    Me refugio en la esperanza que puedan ser las nuevas generaciones las que detengan ésto antes que todo vuele por el aire.
    Abrazo y gracias!!

    ResponderEliminar