Follow by Email

jueves, 22 de septiembre de 2011

El cielo del campeón, monumento a la memoria de Carlos Monzón, Paraje Los Cerrillos, Santa Fe, Argentina

Monumento inaugurado en 1996,  recuerda el lugar donde perdió la vida en un accidente automovilístico el 8 de enero de 1994, el múltiple campeón de boxeo argentino Carlos Monzón.
El sitio presenta cierto abandono que sumado a la soledad del paraje le otorga al conjunto un aire lúgubre y fantasmal, sobre todo hacia el ocaso cuando el sol se torna impredecible.
Se ubica a 12km al N de Santa Rosa de Calchines sobre la RP1 que vincula San José del Rincón con Reconquista.

Otra visita al río dorado, atardecer sobre el San Javier, Santa Fe. Argentina

Como me había sucedido en julio, una nueva visita al río de oro me regaló colores inimaginados, aromas y sonidos desconocidos en la urbe de hierro y cemento. Un cielo de tonos indescifrables, sombras, contraluces, buenas historias y refrescantes bebidillas para la sequedad del garguero.

Como fuegos de artificio, flores en la plaza de San Javier, Santa Fe, Argentina

Como en una explosión de fuegos de artificio el cielo de San Javier se pobló de colores, todos los rosas y violáceos imaginados se dieron cita en esa plaza, fresca, aromática, pausada, referente de miles de historias que se suceden bajo ese techo natural de flores vivas. 

Parroquia San Francisco Javier, San Javier, Santa Fe, Argentina

Imponente construcción que exhibe los conocimientos arquitectónicos de los indios mocovíes, el templo de la Parroquia San Francisco Javier consta de tres naves, dos de las cuales forman la iglesia, siendo utilizada la restante como dependencia de la misma.
Guarda celosamente en su interior la imagen de su Patrono, una obra de arte de gran devoción popular, tallada en madera sólida por manos mocovíes

Las chimeneas, Saladero Mariano Cabal, Santa Fe, Argentina

Las tres chimeneas de lo que fue el primer saladero en funciones antes de 1865, hoy el pueblo de unos 800 habitantes vive del turismo receptivo relacionado con actividades de pesca y la explotación agrícola que se sucede en los campos lindantes. Se accede por la RP1, desde Santa Fe o Reconquista.

martes, 20 de septiembre de 2011

Dos ojos, una naríz y una boquita pintada, cuatro canoas, Coronda, Santa Fe, Argentina

Costanera de Coronda, decenas de imágenes con canoas, pescadores, aves, árboles vivos y muertos, hermoso sitio para caminar, observar y disfrutar, cerca de casa, pero con ritmo pausado como debe ser en la vida para transcurrirla mejor.

Todos los caminos conducen a un río marrón. El Coronda y sus islas, Santa Fe, Argentina

El tono amarronado de un río que fluye raudo, la isla, con tierra y sombras escasas y un cobertizo para el caballo guardado esperando la bajante.

Todo listo, sólo hace falta la llegada del calor, Coronda, Santa Fe, Argentina

La pequeña playa corondina luce pulcra, espectante ante la inminente temporada, la verdad, daban ganas de quedarse leyendo las aventuras de Súper Hijitus bajo una de estas sombrillas degustando una Ferroquina Bisleri o un Pineral con Talca bien helado.

Interior del molino, Oroño, Santa Fe, Argentina

Los árboles haciendo de guardianes del templo, impiden la plena observación de lo que fue un bellísimo edificio de ladrillos, aunque admito todavía conserva algo poético, sobre todo por el juego de llenos y vacíos, el cielo que se filtra por los huecos, el piso cubierto de miles de hojas en decenas de capas, cierto perfume a primavera anticipada y ese plus que dan los sitios abandonados, no contaminados por la cobarde mano del hombre que depreda ante la ausencia de miradas.

Ruinas del molino, Oroño, Santa Fe, Argentina

Al pobre de Oroño, primero se le cayó su status de pueblo ya que fue anexado a Gessler, luego perdió el ramal ferroviario que lo comunicaba con el mundo circundante y después se derrumbó su puente que lo conectaba con Gálvez, conclusión más que obvia, ante tanta pérdida hoy Oroño es casi un recuerdo más cercano a lo fantasmal que a un conglomerado humano. Allí funcionó un importante molino hoy abatido por la vegetación que se apropió de su estructura y alma.

Prolijo y abandonado, Tanque de agua, Larrechea, Santa Fe, Argentina

Larrechea se ubica en la ruta que vincularía Gálvez con Coronda, digo vincularía porque kilómetros más adelante en dirección O un viejo puente sucumbió ante la crecida y el olvido gubernamental, haciendo que las dos localidades queden unidas por un complicado trazado de huellas internas poco cuidadas.
La estación está ocupada y bastante bien conservada al igual que el entorno, el cual dan ganas de recorrerlo por lo agradable que resulta. El tren?, no hay tren...

Otra de abandono ferroviario, Gessler, Santa Fe, Argentina

Gessler, pequeña localidad entre Gálvez y San Carlos y sede de otro importante evento folclórico, cuenta con esta pequeña joya abandonada a su suerte ya sin vías por delante, ni señales, ni carteles, sólo un tanque derruído al otro lado de la ruta trazando una línea imaginaria por donde deberían haber pasado los rieles, El edificio conserva detalles del decorado, piso y aberturas originales todo en un triste tono de olvido.

Conjunto arquitectónico "Iglesia Vieja", Gálvez, Santa Fe, Argentina

Panorámica del conjunto, bien preservado, sin inscripciones ni basura en su interior, excelente gesto de una comunidad muy prolija que comprende la importancia del cuidado de sus hitos fundacionales.

Iglesia vieja, Gálvez, Santa Fe, Argentina

Restos de un templo en Marruecos, Mali o Túnez?. No, la imágen corresponde a la vieja iglesia abandonada en medio de su construcción en la periferia de Gálvez. La historia dice que su construcción se inició antes de la llegada del ferrocarril, cuando ésto ocurrió la traza de las vías se ubicó en un sitio distante a la ubicación del templo, consolidándose el pueblo alrededor del tren la iglesia se abandonó y se edificó otra en un sitio acorde a la congregación humana. Hoy el predio convoca cada año a un importante festival folclórico denominado "de la iglesia vieja".

Puente peatonal sobre las vías, Gálvez, Santa Fe, Argentina

Primera foto de una serie que incluye sitios poco difundidos de nuestra pampa gringa, Gessler, Oroño, Larrechea y como final Coronda y su hermoso río. El puente en cuestión es una bella obra de ingeniería ferroviaria, el ramal está en funcionamiento, por ello su relativo estado de conservación.

martes, 6 de septiembre de 2011

Vuelta a casa (por la vía), Paraje Los Muchachos, Santa Fe, Argentina

Una hora en medio de la soledad de una estación abandonada y destruída en el corazón de la pampa gringa, la vuelta a casa por la vía fue un digno corolario a un rato de profunda introspección, siempre queda como"la" asignatura pendiente el tomar un ramal cancelado y recorrerlo en su totalidad retratando las postales de ese abandono, tan simétrico a nuestra realidad global.

Bienvenidos al tren, Estación Los Muchachos, Santa Fe, Argentina

Mientras me deleitaba fotografiando el despojo de lo que fue la bella estación, a lo lejos y rumbo al Sur divisé las tres luces características de una locomotora, seguí ahora entusiasmado ante tan fantasmal aparición y tras aguardar un considerable tiempo proporcional a la velocidad que traía la formación apareció la 6607 del FerroExpreso Pampeano, una GM GR12W de entre 47 y 48 años arrastrando una pesada carga de más de 60 cerealeros, aproveché para capturar el convoy en distintos ángulos disfrutando del característico sonido que produce su pasar por sobre las desvencijadas vías, sonido que en verdad hacía mucho tiempo que no percibía tan de cerca.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Arqueología ferroviaria, Estación Los Muchachos, Santa Fe, Argentina

Algo de volúmen, la fachada plana, el bosque desnudo, la vereda que aún se adivina, los ladrillos del cordón, una muy leve brisa, paisaje bucólico podría decirse.

Que el bosque no te tape la pared, Estación Los Muchachos, Santa Fe, Argentina

La estación data aproximadamente del 1910, se ubica a la vera del tendido ferroviario Rosario-Puerto Belgrano, vías explotadas en la actualidad por el FerroExpresoPampeano para el transporte de la producción cerealera de la región, nada había para la respuesta sobre cuando se produjo la muerte de tan bello edificio, sólo su muda estructura sostenida por hilos invisibles, dominada por maleza y un bosque seco que le proporciona un halo de misterio y fascinación. 

¿Que hay de raro para ver cerca de casa?, Estación Los Muchachos, Santa Fe, Argentina

Sábado por la mañana, solcito de invierno, y ante la pregunta ¿que hay de raro para ver cerca de casa? surge buscar en google "estaciones de ferrocarril abandonadas en Santa Fe", de curioso simplemente, de repente una imágen impactante, una fachada simil telón rodeada de árboles desnudos, rápida busca del sitio en internet, como llegar, kilómetros, tiempos... La cuestión que tipo 10hs estaba en el camino, RP 18-AO012,cruce ferroviario, 2km por las vías y ante mí la belleza de una pared oradada con un fondo entre tenebroso e infinito, vías, abandono, silencio, solcito de invierno, un cuadro perfecto como respuesta a la pregunta "que hay de raro para ver cerca de casa".